Vídeo

VIDEO CAMINO FRANCÉS

                    CAMINO FRANCÉS

ITINERARIOCAMINO FRANCES

Anuncios

A BURGOS!!!!!

de San Juan de Ortega a Burgos

 

La undécima etapa del Camino sale de San Juan de Ortega y se dirige en primer lugar a Agés, antes de llegar, el peregrino pasa por la ermita de Nuestra Señora del Rebollar, del siglo XVIII. En este municipio, donde en su día hubo minas de hierro, el viajante puede entrar a orar en su iglesia parroquial (S. XVI). La Ruta abandona después el pueblo cruzando un puente románico de un solo ojo y transcurre hasta Atapuerca, municipio conocido mundialmente gracias a sus yacimientos prehistóricos. En esta villa el caminante puede disfrutar de su iglesia parroquial del siglo XVI, San Martín.

Tras dejar este ancestral pueblo el trayecto continúa hacia Cardenuela -con su iglesia parroquial de bella portada renacentista-, pasa por Orbaneja y Villafría y llega a Gamonal, sede episcopal hasta que se trasladó a Burgos. Destaca su Iglesia de Nuestra Señora La Real y Antigua, S. XIV, que posee un bello crucero del siglo XVI.

Finalmente, el Camino llega a Burgos, ciudad íntimamente ligada a la Ruta Jacobea, en ella han estado presentes a lo largo de su historia 35 hospitales y albergues. Destaca su impresionante y bellísima catedral, una de las más importantes de España, donde el peregrino puede contemplar las capillas del Condestable, de Santiago, del Cristo de Burgos…, el Coro, varias de sus portadas; Pellejería, Sarmental…

Pero la Catedral no es el único monumento de Burgos, la villa está repleta de ellos, el romero puede visitar la Iglesia de San Nicolás, la puerta mudéjar de San Martín, S. XIV, el Monasterio de las Huelgas Reales -acoge numerosos panteones reales y un museo de telas-, el Hospital del Rey del siglo XII -el más antiguo de la ciudad-, la Parroquia de San Lesmes, S. XV-XVI…

DE DELORADO A SAN JUAN ORTEGA

 

 

En Belorado el peregrino puede beber como sus antiguos predecesores de su medieval fuente, y orar en la ermita de Nuestra Señora de Belén, antes hospital. También destaca su iglesia parroquial de Santa María -reedificada en el siglo XVI sobre la antigua Iglesia de la Virgen de la Capilla, guarda interesantes sepulcros, una capilla jacobea y un hermoso retablo renacentista-, la iglesia de San Pedro, del siglo XVII y el Convento de la Virgen Bretonera.

La décima jornada del Camino lleva al romero en primer lugar a Tosantos, municipio al que se entra tras cruzar el puente del Cato, atribuido a Alfonso VI. Preside la villa una ermita rupestre, Virgen de la Peña, rodeada de antiguas cuevas. Después continúa el trayecto hasta Villambista donde su iglesia parroquial conserva un retablo del siglo XVI y la Ermita de San Roque otro procedente del Convento de San Francisco de Belorado.

Prosigue la Ruta hacia Espinosa del Camino, población levantada a ambos lados del Camino. Se hallan en este municipio los las ruinas de San Felices, abadía fundada en el siglo IX por el santo que le da nombre. Fueron enterrados aquí tanto San Félix como el conde Diego Parcelos, insigne hombre que llevó a cabo la repoblación de Burgos. Posteriormente, el peregrino entra en Villafranca Montes de Oca, villa llena de historia, en ella se conservan las ruinas del Hospital de San Antonio Abad, fundado en 1830 por la Reina Juana.

Tuvo una catedral que fue destruida por los musulmanes, sobre sus restos se levantó la Iglesia de Santiago, en el siglo XVIII. Tras abandonar este pueblo la Ruta pasa por Valdefuentes, de camino a San Juan de Ortega, meta de la décima etapa del Camino. La Iglesia de San Nicolás (S. XII) guarda el sepulcro del santo fundador de esta villa, San Juan, lo mismo que un baldaquino gótico-florido del siglo XV donde se representan milagrosas escenas de la vida de San Juan.

ADIOS GALLINITAS! EN MARCHA PARA BELORADO!

Imagen

La novena etapa del Camino abandona La Rioja y entra en Burgos. Tras dejar Santo Domingo de la Calzada la Ruta continúa hacia Grañón, donde poco antes de llegar el peregrino se encuentra con la “Cruz de los Valientes”, que recuerda el escenario de un “Juicio de Dios” entre los representantes de Grañón y Santo Domingo, por la posesión de una dehesa. Ganó el pleito Martín García, de Grañón, que desde entonces es recordado como héroe local.

El caminante halla aquí un ejemplo del típico urbanismo jacobeo, con una alargada calle principal. Posee además el pueblo una iglesia parroquial, san Juan Bautista, que atesora un maravilloso retablo mayor renacentista.

Posteriormente el recorrido deja la Rioja y penetra en Burgos a través de Redecilla del Camino, municipio asentado a ambos lados del Camino. Durante la Edad Media poseyó hasta tres centros de asistencia al viajero. El romero puede aquí orar en su Iglesia de la Virgen de la Calle, levantada en el siglo XIV y reedificada en los siglos XVII y XVIII y que posee una magnífica pila bautismal románica del siglo XII. La localidad conserva también un antiguo hospital de peregrinos, San Lázaro.

Una vez finalizado el recorrido por Redecilla, el Camino continúa hacia Castidelgado donde hubo hace mucho un monasterio y hospital dedicadas a la advocación de Santiago Apóstol. En la actualidad, conservan la casa solariega de los condes de Berberana, así como la iglesia de San Pedro (S. XVI) y la ermita de Santa María del Campo, con portada del siglo XVIII.

El siguiente pueblo en aparecer en el trayecto de la Ruta Jacobea es Viloria, patria de Santo Domingo de la Calzada, aquí nació el santo en el 1019 y fue bautizado en la pila bautismal que aún se conserva en la iglesia parroquial, Nuestra Señora de la Asunción. Después cruza Villamayor del Río y finalmente alcanza Belorado, fin de trayecto de la novena jornada del Camino.

  • Click to enlarge image 38-Grañón.jpg
  • Click to enlarge image 39-Grañón.jpg
  • Click to enlarge image 40-Grañón.jpg
  • Click to enlarge image 41-Redecilla-del-Camino.jpg

A SANTO DOMINGO DE LA CALZADA!!!!

La octava jornada del Camino se despide de Nájera, pero antes de continuar su trayecto hacia Azofra se desvía de la ruta jacobea para conducir al peregrino a los santuarios de San Millán de la Cogolla, que, aunque ajenos a la peregrinación, sí tuvieron un enorme peso en la España cristiana medieval. En San Millán se hallan dos de los más conocidos e importantes de España, los monasterios de Suso, siglo VI al XI -probablemente el más antiguo de la Península Ibérica-, y Yuso, siglo XI.

Ambos son la cuna del idioma castellano, aquí se escribieron las primeras palabras de una de las lenguas más importantes del mundo. Recuperada la Ruta Jacobea, ésta continúa hasta Azofra -pueblo que contó con un hospital y una iglesia destinada a dar sepultura a los peregrinos-, entrando después en los municipios de Cirueña y Hervias. Finalmente el Camino llega a Santo Domingo de la Calzada, una de las etapas más importantes de la ruta Jacobea, que atraviesa la villa de parte a parte.

Esta bellísima ciudad conmemora con su nombre a un monje -elevado a Santo- que dedicó gran parte de su vida a facilitar el paso a los caminantes, construyendo él mismo el puente que salva el Oja y la calzada que une su ciudad con Redecilla. A Santo Domingo se le atribuyen diversos milagros, entre ellos el más conocido es el acaecido unos 300 años después de su muerte y que es conocido popularmente con el nombre de la Leyenda del Gallo y la Gallina.

Estos maravillosos hechos atrajeron durante siglos a los peregrinos, que llagaban a Santo Domingo de la Calzada -erigida ciudad en 1134 por concesión de Alfonso XI-, deseosos de contemplar alguno.

Una vez en Santo Domingo, el viajero debe visitar la Catedral, magnifico edificio iniciado a mediados del siglo XII y concluido ya en época gótica, que conserva, entre otras valiosas obras de arte, el mausoleo del Santo y un retablo mayor de estilo renacentista. También destaca su torre del siglo XVIII. La ciudad conserva además la hospedería que fundó Santo Domingo, aunque fue reconstruida en el siglo XIV y actualmente lo ocupa un parador de turismo.

Click to enlarge image 37-Sto-Domingo.jpg

Haz click aqui para ver la ruta con

DE LOGROÑO A NÁJERA

En Logroño el peregrino puede disfrutar de una ciudad cuyo casco antiguo conserva toda su atmósfera de burgo medieval. La Rúa Vieja -la travesía más antigua de la Capital riojana- y la Calle Barriocepo son los viales que utiliza utiliza el peregrino para atravesar esta villa, no sin antes detenerse ante la Iglesias de Santiago el Real, con una imagen del siglo XVII que representa la aparición del Apóstol en la batalla de Clavijo; Santa María del Palacio, que posee un retablo del siglo XVI de Arnao de Bruselas, una de las obras más importantes del manierismo hispano; San Bartolomé, de estilo románico y gótico, -e incluso, mudéjar-; y la Concatedral de Santa María la Redonda, un hermoso templo gótico coronado por dos torres barrocas.

 

El viajero sale de la ciudad por la puerta del Camino, y continúa el trayecto hasta Navarrete, donde antes de llegar descubrirá los restos del Hospital de san Juan de Acre, mandado construir en la Edad Media por doña María Ramírez. Cruza después la villa por la medieval Calle Mayor -sigue el mismo trazado que impuso la peregrinación- en la que se alza la Iglesia de la Asunción, del siglo XVI, y la abandona pasando al lado del cementerio que conserva la portada del Hospital antes mencionado y capiteles jacobeos.

La ruta transcurre después hacia la conocida Nájera, cuna de reyes y corte del reino Pamplona-Nájera en tiempo del rey Don García. Esta real villa fue etapa del Camino a partir del año 1030, en que Sancho el Grande decide desviar el itinerario de los peregrinos. Su hijo García IV mandó después edificar el Monasterio de Santa María la Real y un albergue fijando así, definitivamente, su carácter de ciudad de peregrinación. El Monasterio, un magnífico templo gótico edificado sobre otro anterior a principios del siglo XV, acoge el claustro y el sepulcro de Doña Blanca, el de Diego López de Haro, el panteón de los Reyes y el Coro, obras maestras de su época.

  • Click to enlarge image 34-Najera.jpg
  • Click to enlarge image 35-Najera.jpg

LOGROÑO Y SU GASTRONOMIA

Provincia de Logroño

Antigua bandera de la Diputación Provincial de Logroño, actualmente en desuso.

Antigua provincia de Logroño en la región histórica de Castilla la Vieja.

La Provincia de Logroño actualmente denominada La Rioja (España), formaba parte de la región histórica denominada Castilla la Vieja.

El territorio de la actual comunidad autónoma formó parte durante el siglo XVIII de las intendencias de Burgos y Soria, quedando incluida en 1810 casi por completo en la prefectura de Burgos, tras la división territorial propuesta por el rey José Bonaparte.

El 15 de octubre de 1821, las cortes españolas decidieron constituir con las comarcas riojanas una provincia del Reino de España, que pasaría a denominarse provincia de La Rioja, aunque la medida quedó sin efecto por orden de Fernando VII. Pocos meses después, como parte de la obra legislativa del Trienio Liberal fue dispuesto por decreto de 27 de enero de 1822 la división de España en 52 provincias incluyendo entre ellas a una nueva Provincia de Logroño, a la que se le otorgaron unos límites superiores a los que luego pasaría a tener durante la segunda mitad del siglo XIX y XX. Así, fueron incluidas en la provincia logroñesa localidades de la llamada Riojilla Burgalesa (actualmente Provincia de Burgos), municipios del norte de la hoy Provincia de Soria, la práctica totalidad de la Rioja Alavesa, un tercio de la Comarca de Tudela, además de los municipios también navarros de Viana, Bargota y Aras.

PATATAS A LA RIOJANA

patatasriojana.JPG

Las Patatas a la Riojana es un cocido típico que consta de chorizo, pimientos rojos secos, pimiento verde, cebolla y ajo. Su elaboración es sencilla, pero con los productos propios de La Rioja llega a ser uno de los platos más exquisitos.

Chuletas de cordero al sarmiento

cordero.jpg

La clave de este plato es que las chuletas se asan sobre brasas de sarmiento (ramas secas de viña), que por su forma de combustión dejan las chuletas en su estado óptimo. Es una receta muy campestre, que normalmente se hace al aire libre y se organiza en algunas bodegas.

Huevos a la riojana

huevosriojana.JPG

Los huevos duros se rehogan en una cazuela con ajo, pimiento rojo seco (previamente hidratado) y se sirven con ‘altalitones’. Los altalitones son parecidos a las torrijas, pero salados. Se hacen según una antigua receta riojana.

Bonito con tomate a la riojana

bonito-riojana.jpg

La salsa riojana se hace friendo tomate con cebolla pochada y vino blanco. En La Rioja podemos comer el mejor bonito que llega por la costa del norte, presentado con esta salsa típica.

         

    

Esperamos que las sabrosas recetas riojanas te hayan abierto el apetito.

           

Gastronomía riojana = turismodevino

DE LOS ARCOS A LOGROÑO

 

Antes de comenzar la sexta etapa del Camino, que conducirá a los peregrinos a Logroño, éstos pueden disfrutar de un paseo por la Calle Mayor de la noble villa de Los Arcos, detenerse ante las fachadas de sus señoriales casas y contemplar los blasones que las decoran.

 

Después, el viajero puede entrar en la Iglesia Parroquial de Santa María -levantada en el siglo XVI- y admirar los distintos estilos artísticos que atesora; el bello claustro gótico, la talla de una virgen también gótica (S. XIV), la sillería del coro es de 1561, los retablos mayor y laterales son barrocos, la torre renacentista y la portada plateresca.

 

El recorrido del sexto día de peregrinaje, tras abandonar Los Arcos, conduce a los caminantes en primer lugar a Sansol, municipio que conserva una iglesia del siglo XVIII, San Zoilo. Posteriormente entra en la villa de Torres del Río, donde se alza una interesante iglesia funeraria románica de planta octogonal e influencias mudéjares. Fue erigida por la Orden del Santo Sepulcro en el siglo XII. A esta iglesia la llaman popularmente “Linterna de los muertos”, pues según cuenta la tradición existía la costumbre de encender un fuego en lo alto de la linterna cuando algún peregrino fallecía en las proximidades o en el hospital para peregrinos que aún se conserva.

 

El camino continúa después su trayecto hasta Viana, declarado Principado en el siglo XV por Carlos III el Noble, título que ostentaba el heredero de la Corona de Navarra. En esta principesca villa el viajero puede admirar la magnífica portada renacentista de la Iglesia de Santa María, construida entre los siglos XIV y XVI. Por su grandiosidad parece una catedral, posee cinco naves, once capillas y una espaciosa girola. En su interior hay un retablo lateral dedicado al Apóstol Santiago.

 

El peregrino también puede disfrutar aquí de las ruinas de la Iglesia de San Pedro y de las hermosas fachadas blasonadas que jalonan esta ciudad. Después de dejar atrás a la hermosa Viana, el Camino se despide de Navarra y entra en La Rioja, tras cruzar un viejo puente de piedra de origen jacobeo penetra en Logroño, destino final del sexto día de ruta.

 

unas CUANTAS FOTOS: 

 

 

 

 

DE PUENTE LA REINA A ESTELLA

Imagen

En Puente la Reina, meta de la tercera etapa, se puede disfrutar de una visita a la Iglesia del Crucifijo (S. XII, XIV), construida por los caballeros templarios. Destaca también la Iglesia de Santiago (S. XII), situada en la Calle Mayor y que guarda una de las tallas policromadas del Apóstol Santiago más hermosas que se conservan a lo largo de la Ruta Jacobea. La cuarta fase del Camino de Santiago abandona esta encantadora villa por el Puente de los Peregrinos -joya medieval del siglo XI- y se dirige a Mañeru donde el caminante halla un hermoso crucero renacentista, y puede entrar a orar a su parroquia del siglo XVIII, San Pedro.

Después llega a Cirauqui, típico poblado medieval con una bella calzada romana y que conserva la Iglesia de San Román (S. XVI), repleta de recuerdos de antiguas peregrinaciones. Destaca también por su antigüedad, el templo de Santa Catalina, del siglo XIII. Continuando con su trayecto, la Ruta Jacobea entra en Lorca, que posee un bello conjunto de casa blasonadas e Iglesia románica del siglo XII, El Salvador.

Tras dejar atrás este pueblo, el caminante llega a Villatuerta, con su iglesia parroquial románica del Siglo XII, una ermita, San Miguel, del siglo XI y un puente románico. Finalmente, el Camino lleva a los cansados peregrinos a la morada de su cuarta noche jacobea, Estella, noble Villa fundada en el 1909 por el rey de Navarra Sancho Ramírez.